The North Carolina Court System Home
The North Carolina Court System The North Carolina Court System
  Judicial Careers Judicial Directory Judicial Forms Frequently Asked Questions Contact Us Search Search space
 
Menu Citizens Section Citizens Citizen Picture
Menu Courts
Menu Employees
   Citizens / Spanish / Judicial System / Estructura / Superiores  Print  Citizen Picture
Image Star
Image Star
Image Star
Image Star
Image Star
Dotted Line
 
 
Tribunales Superiores
 

La División de los Tribunales Superiores consta del tribunal superior, que es un tribunal de primera instancia con jurisdicción general. Este tribunal sesiona por lo menos dos veces por año en cada condado del estado. En los condados más ocupados, pueden haber hasta varias sesiones concurrentes por semana.

El estado se divide en sesenta y dos (62) distritos de tribunales superiores para fines electorales, y cuarenta y seis (46) distritos para fines administrativos. Cuando el distrito se compone de menos de un condado, varios distritos electorales de los tribunales superiores forman un distrito único para fines administrativos. Por ejemplo, para fines electorales, el Condado de Wake tiene cuatro distritos para los tribunales superiores - 10A, 10B, 10C y 10D - pero los cuatro se han unido para fines administrativos con sólo un juez mayor residente para los tribunales superiores de los cuatro distritos electorales. También se ha dividido el estado en cuatro divisiones para fines de rotación.

Jueces

Hay noventa (90) jueces regulares (elegidos) para los tribunales superiores, de los cuales cuarenta y seis (46) son jueces mayores residentes. El juez mayor residente de los tribunales superiores es el juez principal en cada distrito administrativo y es la persona responsable de llevar a cabo las varias funciones administrativas, así como la persona que nombra a los magistrados y a algunos otros funcionarios de los tribunales. El número de jueces en cada distrito judicial se especifica por la Asamblea General y depende del volumen de actividad judicial.

La constitución exige que los jueces de los tribunales superiores ejerzan en rotación, o que "hagan un circuito", de un distrito a otro dentro de sus divisiones. Los jueces son asignados a un distrito judicial por un período de seis meses y luego pasan a otro distrito por otros seis meses. Anteriormente, los jueces se pasaban meses o años en sesiones a 100 millas o más de sus hogares, a los que volvían los fines de semana. En algunos casos, establecían un segundo hogar en el distrito al que se les había asignado temporalmente. Esta rotación de jueces le cuesta más al estado que si no habría rotación en el sistema, debido a los viáticos considerables. Esto también le permite a un abogado, al ir demorando su causa, esperar al juez ante quien desea presentar su causa. Esto también puede resultar en que varios jueces conocen partes de una causa a diferentes momentos en vez de que un juez conozca una causa de principio a fin. Por otra parte, el sistema de rotación evita cualquier favoritismo que pudiera resultar al siempre estar el mismo juez en la zona donde vive, donde tiene amigos íntimos entre los abogados y donde se pudiera interesar o estar personalmente familiarizado con algún caso en particular. Este cambio frecuente de jueces tiende a desanimar el desarrollo de reglas locales que se limiten a un lugar solamente.

Durante los últimos años el Presidente de la Corte Suprema ha tratado de equilibrar el requisito de la rotación con la necesidad de dirigir mejor los casos que pasan por el sistema. Esto significa que todos los jueces residentes de los tribunales superiores son asignados a sus distritos de residencia con mayor frecuencia y los jueces mayores con aún más frecuencia. Además, hay ciertos casos que se designan como "casos extraordinarios" y se asigna sólo un juez a que conozca todas las cuestiones de dichos casos.

Además de los jueces regulares de los tribunales superiores, el Gobernador nombra ocho jueces especiales de los tribunales superiores para que ejerzan mandatos de cuatro años. Estos jueces no son elegidos y pueden residir en cualquier condado. Los jueces especiales de los tribunales superiores son asignados a sesionar en cualquier condado del estado donde se los necesite sin tener en cuenta sus distritos de residencia o los requisitos de rotación. Teóricamente, un juez especial podría celebrar sesiones, con el transcurso de los años, en cada uno de los condados del estado. En la práctica, generalmente, se los asigna a los condados más cercanos a sus hogares.

Jurisdicción

La jurisdicción civil de los tribunales superiores coincide con la de los tribunales de distrito. Los casos que tratan con más de $10,000 en dinero, así como algunas categorías especiales de casos (mandamientos judiciales, temas sobre la constitución, acciones de dominio eminente y liquidaciones judiciales de sociedades anónimas), por lo general, se juzgan en un tribunal superior. Para casos civiles, también se dispone de un jurado de doce (12) personas.

Con respecto a la jurisdicción penal, los tribunales superiores tienen jurisdicción exclusiva sobre todas las felonías (delitos mayores) y jurisdicción sobre los delitos menores (delitos cuyos castigos no pueden sobrepasar dos años de encarcelamiento) y las infracciones (infracciones menores no penales de tránsito) que se apelan después de una condena en un tribunal de distrito. Los juicios ocurren ante un jurado de doce personas. En los casos penales cuya apelación procede del tribunal de distrito, el acusado recibe un juicio totalmente nuevo. Un 34%, aproximadamente, de los casos penales en un tribunal superior son delitos menores que son apelaciones procedentes de un tribunal de distrito.

 
 
 
   
Citizen Picture